jueves, mayo 18, 2006

¿Cuáles son las diferencias y similitudes entre la teoría de los Nuevos Movimientos Sociales y la definición de movimientos "anti-sistémicos" desarrollada por Wallerstein? Responda críticamente (9 de Junio)

11 Comments:

Blogger PIERA said...

Las similitudes entre los nuevos movimientos sociales y los movimientos antisistémicos tienen que ver con un principio de identidad, de sentirse perteneciente a un movimiento en particular y, por ende, reconocer que desde las creencias compartidas hay otros que difieren al respecto, por lo tanto, otro que se torna opositor. Otra semejanza es que ambos movimientos desarrollan su actuar a partir de un conflicto determinado, lo que en los nuevos movimientos sociales era el conflicto de clases, donde se suponía cambios estructurales y culturales de gran escala, en los mov. antisistémicos se torna con respecto a un tema en específico, por ejemplo, los movimientos ecologistas.
Sin embargo, a pesar de sentar sus bases en un conflicto en específico, vemos que hay una gran diferenciación en el grado de conflicto, lo cual guarda relación con el paso a una sociedad moderna, pues supone nuevos contextos y una línea de acción que no llega a converger con los planteamientos de los movimientos sociales de antaño. Por ejemplo, el planteamiento de la problemática de los movimientos antisistémicos del siglo XIX y del siglo XX difieren con clara evidencia. Si retrocedemos y vemos que el mov. antisistémico como término se dio para agrupar a dos tipos distintos de mov. populares, como los mov. sociales y los mov. nacionales, nos percatamos de una nueva semejanza son la teoría de los nuevos mov. sociales, puesto que los mov. sociales referido en torno a organizaciones sindicales y partidos socialistas impulsaban la lucha de clase, cosa que tiene estrecha relación con la concepción de Touraine, y con una lucha contra un adversario, en este caso la burguesía y los empresarios por el control de las normas dominantes que pone en disputa los valores existentes en una sociedad, que se traducía en el caso de los mov. antisistémicos, en una estrategia orientada al Estado, donde primero había que ganar el poder de éste para luego transformar el mundo.
Sin embargo, esta semejanza en un principio no la encuentra tal en el siglo XX, puesto que los mov. antisistémicos dan un giro ante sus fundamentos, específicamente a la estrategia orientada en dos etapas hacia el Estado, volviéndose un tema irrelevante ahora ya que no habían logrado la transformación y la revolución, como diría Lenin una “situación revolucionaria”. En cambio ahora la historicidad y el control de poder marcan su diferencia, puesto que la búsqueda de un mundo más democrático e igualitario se convierte en el eje principal; de esto se deriva, por ejemplo, la comprensión del surgimiento de anarquistas alemanes conocidos como “Hamburgo Gratis” que protestan contra el capitalismo y la precariedad de empleo de los jóvenes alemanes, haciendo botines en los sectores más ricos de Alemania para dárselos a los más pobres.

PIERA BAZZURRO
CIENCIAS POLÍTICAS

martes, 06 junio, 2006  
Blogger F Beltrami said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

viernes, 09 junio, 2006  
Blogger F Beltrami said...

Los nuevos movimientos sociales y los movimientos antisistémicos son similares en lo que respecta a su carácter de oposición a lo que ellos consideran injusto, en algo que los hace enfrentarse al resto del mundo defendiendo sus ideales y tratando de lograr su aplicación, además estos dos tipos de movimientos se originan como una manera de exigir soluciones a partir de algún problema importante, como puede ser una guerra, reuniones entre mandatarios, conflictos sociales, impedir que las empresas arruinen la ecología mundial, etc.), dicho de otra forma, estos conflictos ahora giran en torna a quienes tienen el poder y quienes no lo tienen. Debido a este nuevo escenario de lucha, los movimientos sociales se constituyen en torna a actividades de carácter simbólico y/o cultural como una forma de apoyo ante quienes se encuentran excluidos del poder, y de rechazo ante quienes lo detentan y no utilizan su posición para realizar mejorías socioeconómicas y políticas en la sociedad ya sea de un país o de una región determinada.
Las diferencias radican en que según Wallerstein (que divide a estos movimientos antisistema en movimientos sociales, que eran las organizaciones sindicales, y los movimientos nacionales, que buscaban la creación de un estado nacional) buscaban llegar directamente al poder para poder cambiar las fallas que ahí se encontraba, para cambiar el mundo (cosa que no siempre ocurría, ya que al alcanzar el poder, el espíritu de cambiarlo todo se corrompía y las promesas de cambio se hacían más lejanas), lo que hacía que los pueblos terminaran percibiendo como negativo el ejercicio del poder por parte de estos grupos ya que prácticamente continuaban el modelo que querían eliminar) e hizo perder la fe en ellos, que se expresó, según el autor, en que la gente iba a seguir creyendo y votaría por ellos, pero dichos votos no eran ya por la ideología, sino que se votaba por el mal menor.
En el caso de los movimientos sociales, estos no buscaban acceder al poder para cambiar al mundo, si no que peleaban contra su enemigo (burgueses, empresarios) fuera de los círculos de poder mediante la presión social para disputar los valores de la sociedad (según Touraine estos movimientos criticaban las diferencias que existían en el ambiente del ser humano, como por ejemplo, la relación de los ricos con el capital) y tratar de lograr cambios que mejoraran la calidad humana en el amiente en el que vivimos.

Felipe Beltrami
ciencia Política

viernes, 09 junio, 2006  
Blogger Alison Taibo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

martes, 13 junio, 2006  
Blogger Alison Taibo said...

Tanto en la Nueva Teoría de los Mov. Sociales desde la perspectiva de Alain Touraine como en la Teoría de los mov. anti-sistémicos de Wallestein, centran su tesis en la oposición ante un orden establecido y que no genera respuesta en simbiosis entre las estructuras que dominan el poder político y la sociedad en su conjunto.
La fortaleza de los movimientos sociales en la actualidad, está en la capacidad de convocar un numero diverso de demandas y de actores, que llevan al colectivo social, ha entablar redes de acción, para transformar su entorno y terminar con la condición de desigualdad, que no siempre involucra una conciencia de clase (Touraine) y el empoderamiento del Estado (Wallestein), sino que la insurrección aparece desde el mundo simbólico y cultural. Al mismo tiempo, el campo de lucha, se asume desde una dimensión trasnacional, que no solo genera el reconocimiento de otras identidades, sino que el “ser racional”, permite la aparición del “ser pasional”, provocando que los lazos afectivos se activen, en una época en que todo gira en torno a la racionalización de nuestras actividades productivas.
Desde esta perspectiva, me atrevo a decir, que la teoría de los movimientos sociales de Touraine, desvalora el rol de los “Submovimientos”, dentro del mismo principio de totalidad, al que hace referencia, dando la sensación de una exclusión solapada. Cuando la potencialidad del movimiento social, es la integración de ideas, desprendido de un ente unívoco que domine la propia acción. De ello da cuenta la teoría anti-sistémica, subiéndose al barco de la Historia de los movimientos socialistas y nacionalistas, para visualizar el fracaso de aquellos.
Sin embargo, si bien Wallestein asume una mayor dimensión los de los desajustes entre las instituciones normativas y de las necesidades que convocan las acciones de los actores sociales, hay que tomar en cuenta, que mientras los países más desarrollados, involucraron una línea que permitió una transformación en materias constitutivas de dichas estructuras, fueron los países periféricos a los que más se adecua el fracaso de los proyectos socialistas y nacionalistas en la encrucijada de reformas y revoluciones, quienes tendieron a menguarse y a desdibujar sus proyectos iniciales. No quiero decir que por ejemplo en países como Alemania, en el periodo de post-guerra fría, no haya sufrido por el derrumbe del proyecto nacionalista, pero pudo orientar su política hacia el desarrollo tecnológico, generando respuestas más mediatas a las necesidades de su sociedad y no fue consumida por su situación histórica. En este sentido, puedo estar de acuerdo con Wallestein, de que la Historia no está inevitablemente de parte de un sector político-social, pero me parece ingenuo, que los que hoy están en el poder, no intenten preservar el sistema existente, para orientarse hacia una política que permita asegurar la transición de un nuevo sistema, aunque se reconozca que el nuevo sistema adquiera una dimensión mundial. La dominación, dentro del espectro político, no está solo a un lado de la balanza, sino que se encuentra disperso.
El tema pasa, como enuncie en un principio, en la capacidad de convocar una “voluntad colectiva”, que no subordine al ser pasional en favor de una conciencia racional, más bien sean complementarias y den paso al dialogó constante, proporcionando un espacio de contingencia, desde el campo local y dentro del campo mundial. Basada en la valorización y reconocimiento, en la solidaridad e igualdad de condiciones. Es aquí donde el ámbito de lo político, se enriquece; “la vida política”, es “la vida activa” y la vida del ser, aparece en el espacio público; de las calles, de las instituciones, de las redes informáticas y de nuestro medio ambiente
Alison Taibo.
Ciencias Políticas

martes, 13 junio, 2006  
Blogger Marcela Carreño said...

En primer lugar, se destacan sus semejanzas deacuerdo al conflicto de lucha de clases, según Wallerstein, los movimientos sociales se referían fundamentalmente al impulso de esta lucha. En segundo lugar construyen caracteres simbólicos, culturales y preformativos, en donde se proclaman revolucionarios en el sentido de impulsar transformaciones relevantes en las relaciones sociales.
Estos modos primordiales de transformación tienen que ver con las combinaciones de construcción de identidad que llevan a la oposición del Estado (Anarquistas), y el principio de totalidad, con lo cual se reconocen a sí mismos definiendo al adversario con el que tienen que medir los riesgos de las acciones.
Una de las diferencias que se pueden encontrar es que, para Tourraine en su teoría de los nuevos movimientos sociales, todos los conflictos que no estén relacionados con la lucha de clases los denomina como sub-movimientos, y es la tesis que actualmente observamos con los movimientos antisistémicos. Wallerstein plantea una serie de variedades de estos movimientos, pero el punto central al que me refiero es que ya no existe ese principio de totalidad sino que se toman las falencias del Estado y se lucha en contra de eso. Por ejemplo el autor nos nombra los mov. De derechos humanos, mov. Antiglobalización, mov. Ecológicos, etc. Por consiguiente para poder entender la evolución de estos movimientos y sus estructuras actuales considero que Alberto Melucci acierta más en el sentido de que no hay un interés de identificar el conflicto dominante o total, sino que el hecho, es que los conflictos se constituyen como parte de las esferas simbólicas, culturales y afectivas de la sociedad, es algo específico que el colectivo construye para impactar dentro de la totalidad.

Marcela Carreño
Cs. Políticas

sábado, 17 junio, 2006  
Blogger lalo said...

Estos grupos sistémicos y antisistémico, yo diría que tienen mucho más similitudes que diferencias, ya que ambas nacen como pensamientos prioritarios el uno del otro, ambos son burocráticos, ambos se proclamaban como revolucionarios, y ambos fueron reprimidos, y arrestados, y dentro de sus perspectivas, en ambos casos la lucha era sobre el rol que corría el Estado, como dice el texto de Immanuel Wallertein, “para el movimiento social, este era el debate entre marxistas y anarquistas, por un lado y entre nacionalistas políticos y los nacionalistas culturales”.
Debido a lo anterior si un movimiento se declara sistémico o antisistémico, pienso que varía la forma de lucha que se tiene, como lo es en la actualidad, muchos movimientos sistémicos tratan los problemas con mucha paciencia y calma, y demasiada burocracia muy por el contrario con lo que pasa con algunos movimientos antisistémicos, que van más por lo inmediato no importando las consecuancias.

jueves, 06 julio, 2006  
Blogger Luther_Blissett said...

Por un lado, la teoría de los nuevos movimientos sociales intenta relacionar a los movimientos sociales con los cambios estructurales y culturales que se dieron a mediados de los años 70’ a nivel global, a través de la combinación de ciertos principios tales como el de identidad (los actores sociales se identifican y se reconocen en ellos mismos), de oposición (definen a su adversario y a su oponente) y de totalidad (al establecer los riesgos y las oportunidades de la acción en que se involucran) (Tourraine), y por otro, propone que los movimientos sociales son una clase especifica del fenómeno colectivo, la cual tiene tres dimensiones, a) la de la solidaridad de los involucrados, b) la de disputa en torno a ciertos símbolos y significantes (conflicto con un adversario); y C) la de quebrar los limites de la compatibilidad del sistema, obligando a este a cambiar su estructura para incluirlos en la sociedad. (Melucci).
La definición de movimiento anti - sistémico desarrollado por Wallstein, se basa en que estos movimientos de “nueva izquierda” rechazan vigorosamente a “la vieja izquierda” (una izquierda mas ortodoxa, ligada al partido de vanguardia) por dar prioridad a la toma del poder por la vía revolucionaria, desconfiando profundamente en el Estado y en cualquier acercamiento a el, reprochándole a esta el darle el rol principal como el del sujeto histórico revolucionario al “obrero”y subordinando el resto de las contradicciones a esta “gran” contradicción que es la de clases, considerando que las ideas y necesidades de otros grupos como las mujeres, los homosexuales, los estudiantes, las minorías, etc., se superaran a posteriori de la revolución.
Lo que liga a la teoría de los nuevos movimientos sociales (tanto de Tourraine como a la de Melucci) con la definición de movimiento anti – sistémico de Wallstein es en primera instancia que Wallstein se refiere justamente a los nuevos movimientos sociales cuando describe a los movimientos anti – sistémicos, al mostrar como se identifican a si mismos como “globalisofobos”, con una postura critica al desarrollo del capitalismo a través de la historia, como definen a su adversario a través de una discursividad que los pone ante un enemigo invisible e inmanente y establecen sus riesgos y oportunidades de acción a través de la protesta callejera o el FSM. A su vez si hilamos mas finos nos daremos cuenta de que tal como dice Melucci, estos nuevos movimientos sociales se organizan a través de redes solidarias de apoyo en distintos ambitos, se disputan símbolos y significantes al disputar conceptos como igualdad, justicia social, comercio justo, que son parte del simbolismo del capital, subvirtiendo sus significados y “recuperándolo para la lucha”. La diferencia quizás exista en que algunos grupos quieren ser incluidos en la sociedad, que se le acepten sus diferencias y posturas, mientras que los otros lo que intentan es el de destruirla para rearmarla desde sus cenizas. La diferencia se puede observar cuando vemos que las categorías de los nuevos movimientos sociales no calzan dentro de la definición de Wallstein, y que en algunos casos, ni la teoría de los nuevos movimientos sociales, ni la definición calzan con la realidad.

viernes, 07 julio, 2006  
Blogger JORGE said...

Estos moviemintos poseen similitudes, primeramente en que comparten un ideal similar, el buscar derrotar al sistema injusto que se a posado durante la historia, sobre la humanidad, nacen a raiz de que existe un conflicto especifico en sus países, entorno o mundo en general, el cual consideran debe ser solucionado.
Como lo habla Wallerstein en su articulo, este movimiento anti-sistemico, de la "vieja escuela", la vieja izquierda, se encontraba dividido, por un lado estaban los que apelaban por un movimiento social, y por el otro los que apelaban por un movimiento nacional. Si bien se consideraban contrarios los unos con los otros, poseían diversas similitudes.
Actualmente nos encontramos con nuevos tipos de movimientos sociales, que se pueden denominar anti-sistemicos, entre ellos podemos ver a los movimientos de derechoos humanos, a los movimientos anti-globalización, ecologistas, etc. Todos estos movimientos unos mayormente constituidos que otros, comparten objetivos, comparten la idea principal de un movimiento anti-sistemico, romper con las injusticias y abusos que lleva a cabo el sistema mundial actual. Podemos decir que estos tipos de movimientos si bien
poseen varias similitudes, los nuevos puede que se diferencien de los viejos por el hecho de que sus preocupaciones no son tan similares a las que tenian en los viejos, ahora la preocupación no es solo ganarse el poder para poder romper con su estructura y apartir de ahi generar cambios, el tema pasa por una preocupación mundial, en donde el neoliberalismo posee una gran hegemonia en el sistema-mundo en el que vivimos, viendo cada vez mas imposible la idea de poder generar cambios que favorezcan al mas debil. Si bien ambos tipos de movimientos parten de misma base, los diferencia el contexto historico en el cual se desarrollan, y a partir de ahi sus demandas.

viernes, 07 julio, 2006  
Blogger Tania Pascual said...

Wallesrstein define dos tipos de movimientos anti-sistémicos, en los años 70, por una parte teníamos a los llamados movimientos sociales y por otra a los movimientos nacionales. Estos dos movimientos a pesar de ser opuestos, tenían varias cosas en común, como por ejemplo es que ambos fueron reprimidos por parte del gobierno imperante. Y también al interior de ellos se genera el debate sobre las estrategias a seguir, el cual consistía en que un sector de estos grupos apuntaba su estrategia hacia el Estado, debido a que era una fuente inmediata de poder para realizar las transformaciones que se deseaban, y otro sector acentuaba la transformación individual. La postura sobresaliente fue la primera, es en esta en la que incide la mayor diferencia con los actuales movimientos sociales (según expone Wallerstein), específicamente de los años 90. Estos plantean que el sistema mundo actual se encuentra en una crisis destinado a morir, en consecuencia ellos están a la espera de que esto suceda en una etapa de transición, por lo tanto las idea enfocarse hacia el Estado, que consistían en tomar el poder del estados para luego cambiar al mundo, dentro de estos nuevos movimientos sociales es irrelevantes.

viernes, 07 julio, 2006  
Blogger Pinocho said...

La teoria de los nuevos movimientos sociales, realciona directamente a los movimientos sociales con los cambios estructurales de mediadores de los 70, a través de los principios de identidad, de oposicion y totalidad (Tourrine), y tambien propone que los movimientos sociales son un fenomeno colectivo, los cuales tienen 3 dimenciones: la de solidaridad, la disputa en ciertos simbolos y significantes y la de quebrer los limites d ela competitividad del sistema. (Melucci)
Walltein desarrolla la definicion de movimiento antisistemico, en que estos movimientos nuevos rechazan a los viejos por subordinar a los multiples contradiciones a una "gran" contradiccion de clases, dando por entendido que el resto de las contradiciones se superan despues de la revolución. La teoría de los nuevos movimientos sociales y la definicion de los nuevos movimientos antisistemicos de Wallstein asemejan justamente en que son presisamente los nuevos movimientos sociales de quienes se esta hablando cuando se describe a los movimientos antisitemicos, al mostrar como se identifican antisitemicos y determinan a su oponente con el sistema, ha diferencia en que algunos grupos buscan ser parte de la movilidad como todo lo que eso significa mientras que los otros lo que intentan es destruirla.

martes, 11 julio, 2006  

Publicar un comentario

<< Home